Predicadores del Paseo Ahumada:

hnos2.jpg

Los evangélicos se han convertido en parte del paisaje común del céntrico paseo citadino. Con Biblia en mano, sus gritos se unen al rugir de motores, sonidos de tacones y a la rutina de los oficinistas.

  En medio de ternos, corbatas, maletines y tacos del tradicional Paseo Ahumada de Santiago de Chile, las voces de los predicadores evangélicos se incorporan al ambiente urbano. Sus gritos característicos como "gloria a Dios", "aleluya" y "¡arrepiéntete, pecador!" los identifican. Algunos los ridiculizan, otros los observan atentamente y muchos pasan por su lado intentando no escuchar los sermones de condena a su conducta. De uno u otro modo no pasan inadvertidos.

 Ahumada es el paseo peatonal más característico de la capital de Chile. Allí convergen las tiendas más famosas del mercado. También llegan todo tipo de visitantes como el clásico "gringo" con cámara de fotos incluida, los punkies y hasta los Hari Kishna se pasean interpretando su música.

 En Santiago conviven a diario más de cinco millones de personas. Es una clásica metrópoli  donde el esmog, la congestión vehicular y la falta de espacios públicos hacen que la vida urbana no sea de lo más agradable o, al menos, hay que ingeniárselas para recrearse, por lo que estos vociferadores de un futuro apocalíptico de la humanidad tienen un espacio bien especial. 

"Antes me tiraban agua"

Al mezclarse todo tipo de personas, diferentes clases sociales e incluso nacionalidades, para los evangélicos es un lugar estratégico donde dan a conocer la que llaman “la palabra de Dios".

"Vengo desde el ´92 a la Plaza de Armas, antes de que la reconstruyeran. Después nos mandaron al Paseo Ahumada y me quedé definitivamente", señala el predicador más conocido del centro, Carlos Jara, quien es oriundo de Valdivia.

Una multitud escucha atentamente al "hermano Jara". Después de exhortar las enseñanzas de la Biblia, pide a su audiencia que le regale una bebida, porque le duele la garganta de tanto gritar. Inmediatamente más de cuatro gaseosas le llegan, a lo que responde: "Que Dios te bendiga".

 "Antes tenía problemas con un abogado que trabaja en el tercer piso de un edificio, porque predicaba y me tiraba agua o diversas cosas para que me callara (...). Ahora esa persona está más accesible y ya no lo hace. Se dio cuenta de que estaba luchando contra algo que era más grande que él, la obra de Dios", recuerda el evangelista como una de sus experiencias más rescatables.

 Los "canutos"

hnos.jpg

 Predicar en las calles es parte de la idiosincrasia de los evangélicos chilenos. Uno de los precursores fue el pastor metodista Juan Bautista Canut de Bon. Llegó a Chile, procedente de España en 1871, como sacerdote jesuita, pero se convirtió al evangelio. Él instauró la modalidad de vociferar los mensajes bíblicos por medio de la predicación pública.

Tal fue el impacto de Canut de Bon en Santiago que hasta hoy a los evangélicos chilenos se les conoce despectivamente como "canutos". Incluso el vocablo ya pasó a ser parte del habla común.

A comienzos del siglo XX, las entonces emergentes iglesias pentecostales instauraron como método de evangelismo la predicación callejera. Los "puntos de prédica" formaban parte de la estrategia para alcanzar a los "inconversos". Los tradicionales himnos acompañados por banjos, panderos  y mandolinas pasaron a ser parte de la cultura evangélica nacional.

Para uno de los precursores de la predicación en el Paseo Ahumada, el pastor de la iglesia Tiempo de Dios, Eduardo Herrera, salir a las calles a evangelizar "es parte de la historia de los evangélicos. Aunque hoy no lo hacemos tanto y por eso creo que hay que volver a realizarlo".

Los actuales predicadores de Ahumada recogieron la herencia que por décadas sus antepasados les entregaron. Algunos se han modernizado, incorporando a su mensaje la música rock, pero conservando su propósito primigenio.

"No soy un sinvergüenza"

"Ahora viene un terrible juicio sobre esta humanidad malvada, pero ¿quién va a poner el dedo sobre el botón? El propio hombre, porque Dios dice: ´ Yo vengo antes de que el hombre se autodestruya´. Y ningún gobierno humano te puede rescatar de lo que viene (...)". Éstas son las palabras de Mario Villegas, un predicador que habla del Apocalipsis a quienes transitan por Ahumada.

Ya es de noche. Una prostituta se acerca a un caballero sesentón para ofrecer sus servicios, mientras la voz de Villegas narra cómo se convirtió al cristianismo: "Yo vivía en Venezuela y una niña de 13 años predicaba en las calles y de esa manera llegué al Señor".

Algunos transeúntes se burlan de él. No tiene adherentes como el "hermano Jara", pues sus dichos son de condena. Habla de Satanás, del infierno, de lo mal que está la "sociedad corrupta".

Afirma que "por misericordia de Dios llevo ocho años en el centro (de Santiago)".  Y también reconoce que "no es nuevo ver a alguien que se burle o le diga malas palabras. Un cristiano lo tiene claro. Al principio duele, pero con los años uno va tomando madurez".

Participa del ministerio Restauración 2000, dirigido por el ex precandidato a la presidencia, el obispo Salvador Pino Bustos.  Predica en la calle sólo por “un compromiso con Dios”. Trabaja como guardia de seguridad  por las noches y luego de sermonear va directo a su ocupación. "No soy un sinvergüenza que se aprovecha de esto para vivir", aclara.

Predicadores para todos los gustos

hnos1.jpg

Al llegar a la Plaza de Armas se pueden encontrar distintos tipos de predicadores. Algunos son exaltados y eufóricos. Otros van en grupos y entonan alabanzas, aunque por lo general no tienen tribuna.

Tampoco faltan los charlatanes, aquellos que se aprovechan de la gente. Es un sector minoritario, pero que cautiva a sus oyentes. Un pseudo predicador, interpreta las Escrituras, pero a su modo. Con garabatos y un lenguaje vulgar, da a conocer la "obra de Jesús en la Tierra, compadre". El tono de la conversación es acalorado y nadie quiere ceder un centímetro en sus posturas. El ambiente se enrarece entre Dios, cigarrillos y filosofía.

 El recorrido por Ahumada ha llegado a su fin. Las tiendas comienzan a cerrar sus puertas y flaquea la permanente seguridad del paseo peatonal más famoso de Chile. Ya es de noche y con ello aparecen los vendedores ambulantes,  quienes se apoderan de la calle. Los ternos y corbatas de la mañana se transforman en mujeres de la vida y en niños que piden dinero. Después de todo un día de ajetreo, las voces de los predicadores evangélicos se acallan, pero prometen estar “hasta que llegue el día de la segunda venida de Jesús”.

|

Comentarios

 HABLO DESDE EL SALVADOR. SIENTO EL MISMO LLAMADO QUE USTEDES HAN SENTIDO PARA ENTRAR A LA OBRA Y AL MINISTERIO EN LAS PLAZAS Y CALLES. PIDO SUS ORACIONES. ADELANTE HERMANOS QUE EL SEÑOR JESUSCRISTO  LES CONCEDA VICTORIA TRAS VICTORIA. AMEN.

Responder

es verdad que no se debe obligara por la fuerza a la gente a que escuchen los gritos de la predicacion de los cristianos, pero tambien es berdad que hay que predicar el evangelio pues es una orden de Jesucristo; ante este dilema, entre el mandato de Dios y el derecho ajeno a no ser obligado a escuchar cosas a la fuerza, ¿que se puede haser para quedar bien con ambos?

pues muy bien; una cosa que se puede haser es que los cristianos hagan un cartel portatil con el tamaño adecuado en el cual puedan escribir un mensaje corto claro y directo de la biblia y fasil de leer y entender, y mientras van caminando con el por la calle, cualquiera que lo lea y muestre interes y aga alguna pregunta al respecto, es entonses el momento de compartir vervalmente la palabra de Dios con aquel que desea eschucharla y aprender.

pienso que de esta manera se puede predicar el evangelio sin violar el derecho ajeno, y hasta incluso de una manera mas eficiente, pues cuando el predicador este callado el cartel seguira hablando en lugar de el; hermanos cristianos mios, yo les estoy hablando por experiensia personal pues ese es el sistema que yo uso y me ha dado muy buen resultado, debemos predicar, ! CLARO QUE SI ¡ pero con prudencia, pues nuestro dever es atraer a las personas, pero no alejarlas de nosotros y de Cristo.

QUE DIOS LES BENDIGA.

Responder

UN MENSAJE A LA CONCIENCIA. IN  MEMORIAM.

 

Y QUIEN CON PALABRAS SAMARITANAS

DIJERA, POR SUS GRANDES MISERICORDIAS,

ID Y PREDICAD BUENAS NUEVAS Y CONCORDIA

A LA GENTE EN PECADO Y EN COSAS VANAS.

 

LLAMA AL HERMANO PABLO DE VOCES LLANAS,

TESTIMONIO DE PREDICADOR SIN DISCORDIAS,

QUE OBEDECE ANTE LAS PRUEBAS SORDIAS,

Y SIGUE, - A QUIEN DECIMOS, VERDAD EMANAS-.

 

EL CAMINO Y LA VERDAD Y LA VIDA,

SEGUIDO POR UN SANTO MÁS, QUE LIMPIADO

POR LA SANGRE DE JESÚS, EVANGELIO

 

LLEVA A LOS PERDIDOS, EN LUCHA QUE NO IMPIDA

QUE EL MESAJE A LA CONCIENCA, SEMBRADA

SEA, PERO ANTES QUE LA MUERTE HAGA EL SEPELIO.

 

ANTONIO MARTINEZ DE UBEDA

IN MEMORIAM. HERMANO PABLO.

Responder

les  saludos  de  españa  isla  canarias  un  predicador  que  nacio con  cristo  predicando la  palabra  de  dios  en  la  calle  en  san  pablo  y  neptuno . gracias  a dios  por  todos  los  predicadores  que  llevan  el  mensaje  la  palabra  de  dios.ahora  soy  misionero en  españa  con  mi  familia  establecimos  gracias  ha  dios  una  congregacion  y  fundamos  ahora  una  ong  el  tanbien  ayudamos  la parte  social  trabajamos  con  el  banco  de  alimento  de  españa sigan  entregando  la  palabra  de dios.  que  dios les  vendiga  mucho  .saludos  al  pastor  eduardo herrera  y  pastores y  predicadores .familias  congregacion  tiempo  de  dios  tengo  lindos recuerdo .los  amo , oro  siempre  por  ustedes  que  crescan  mas  .se  despide  partores  saulo y  magaly  familia  

Responder

Yo estoy a favor que todos piensen lo que quieran. No voy por la vida imponiendo al resto que crean, piensen y hagan lo mismo que yo. No obstante,  no creo que sea correcto pararse en la calle a predicar, esto pues hay gente a quienes les molesta y que no tienen por que escuchar los pensamientos del resto. Algunos no tienen otra opción de escuchar, como el abogado que tiraba agua hacia abajo, pero por qué debería hacerlo si a él y a muchos, incluyendome, no nos interesa lo que los predicadores tengan que decir. Me pregunto, por que razón, los que predican, me obligan a escuchar sus pensamientos. Yo no ando por la calle gritando las cosas que creo, por una cosa de respecto. Si alguien está interesado en mis creencias, yo no tengo problema alguna en contale a quien me pregunte. Pero no voy a obligar a todo el mundo a hacerlo. Esto los evangélicos no lo entienden. Si yo puedo hacerlo, es decir, callarme y hablar cuando me lo piden, por que ellos no? Para mi es una falta de respeto hacia el resto. Recordar que nuestra libertad termina donde empieza la del otro. Pero a esta gente eso le da lo mismo. Obligan a todos a escuchar lo que ellos creen. Eso no está bien. El libre albedrío siempre debe estar vivo en nuestros corazones y mentes. Nadie puede obligarme a escuchar algo que no quiero. SALUDOS FELIPE..

Responder

In fact other than not being part of the family of original Replica Rolex Watches , your replica Breitling is the same in all other categories. Having the ability to send a distress signal in an emergency makes this a timepiece that could potentially save your life. 

Responder

DONDE LOS PREDICADORES

 

Id y predicad el evangelio a toda criatura; Marcos 16,16.

Oh Dios mío, cuando no es mi llanto el clamor que desde el cielo ha de darse a los hombres. Oh Dios mío cuando en mi seriedad no es el gemir y quebranto el predicar a los perdidos las buenas nuevas de evangelio.
Estudios maravillosos de la biblia tan necesitados para predicadores de calles y callejones, plazas y subterráneas, donde la pasión por quien no conoce a Jesús ha de ser dada y expuesta. Con la sinceridad que un desconocido, detectará sólo si el Espíritu Santo es quien le aborda, porque es usado el hombre o la mujer para transmitir ese poder de Dios, con el arrepentimiento que la semilla del evangelio, llevará a su corazón.

Y porque la Palabra de Dios, es viva y eficaz y más cortante que una espada de dos filos, y a la vez es virtud y poder de Dios, hagámosla correr. Como los ríos de agua viva.
Que el caminar diario te tenga en tensión sabiendo de la posición del que no conoce por convertido las Sagradas escrituras, y si las conoce como texto doctrinal, que sepa que le han de ser de pentecostés, de compromiso, de salvación.
Dónde el fuego del Espíritu Santo, que en estos tiempos debe fluir en los templos para que le nuevo futuro de los jóvenes salvos haga resplandecer como una nueva criatura, santa y apostólica.
Son tiempos de celo  apostólico, sí, del expansivo proyecto de la fe, con hombres y mujeres capaces, por quien todo lo puede, el que dice, “ y no te he dicho que si creyeres, verás la gloria de Dios”.
El pentecostés no puede ser callado, no es tiempo de callar, de temor al qué dirán en la comunidad si tu decidido sentir y manifestar es el de obedecer al mismísimo Espíritu  Santo. Es tiempo del despertar, donde voces autónomas, porque son dirigidas inclinarán sus rodillas. Como en los tiempos predichos por el profeta Joel, que  en los últimos tiempos…
-Por eso pues, ahora, dice Jehová, convertíos a mí con todo vuestro corazón, con ayuno y lloro y lamento.
Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes  verán visiones. Y también sobre los siervos y sobre las siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días.-
Ahora nos preguntaremos si es que no has perdido el primer amor, si tú al ser joven tuviste pruebas evidentes en tu vida espiritual o ahora de mayor, por atrevido hombre de fe, expones tus más sagradas experiencias como regalo de Dios.
Hablo de la manifestación más exacta y pentecostal, por bíblica y evangélica. Incluso sabiendo que el miembro de tu congregación que está a tu lado parece ser diferente en la textura de su conversión. Entendámonos, y exijamos en materia de fe, el ser respetados y no despreciados, porque quienes no dicen creer al cien por cien las verdades de la Biblia, aún siendo miembros ministerialmente correctos.
En el poder de Dios no se es elegido democráticamente sino celestialmente. El suyo es un reino de virtudes, y los escalafones son bendición y prosperidad, y en santidad está el crecimiento que has de tener, con los llamados frutos del Espíritu.
Es tiempo de decidir que tu postura es evangélica, y de saber como decía Pablo, “yo sé en quien he creído”.
Estamos siendo llamados como en parábola de las diez vírgenes, a mantener la santidad, en una evolución más que progresiva. Y porque el amor de muchos se está enfriando, seamos los santos, valientes en predicar y en no callar.
Utilicemos la terminología bíblica, que cumpliéndose no podemos olvidar. Posicionemosnos con los santos, con los que oran de rodillas, con los que predican por calles y plazas, y hablan nuevas lenguas. Alelgremosnos por los que no callan viendo el mundanalismo en las congregaciones, y hacen de profetas y atalayas.
Id y predicad el evangelio a toda criatura; Marcos 16,16.
Oh Dios mío, cuando no es mi llanto el clamor que desde el cielo ha de darse a los hombres. Oh Dios mío cuando en mi seriedad no es el gemir y quebranto el predicar a los perdidos las buenas nuevas de evangelio.

Antonio Martinez de Ubeda

 

Responder

Primeramente saludar y desearles las mas ricas bendiciones de  Dios para ustedes , la verdad que para pararse en una esquina o en donde sea a predicar las buenas nuevas hay que tener gran valentia y eso si lo puede valorar un hombre tan insignificante como yo , cuanto mas lo valorara nuestro Dios.. que Dios les guarde y les ayude cada dia mas  en su ministerio. Un abrazo y muchas Bendiciones desde Punta Arenas...

Responder

el señor JESUS ,nos enseño a ir y predicar a todos ,y con respecto al tipo de evangelizacion a la calle ,lamentablemente se esta perdiendo ,esto es muy triste para DIOS ya que queda muy poco de tiempo aqui en la tierra y muchos se estan perdiendo ,es tiempo de levantarse y ponerse a cuentas con nuestro mesias que nos pedira cuentas al final de los tiempos ,nosotros tenemos la verdad y hay que predicarla y no guardarla ,es tiempo de avivar el fuego que haya  en cada hno . y no importa que otros nos traten de locos ,pero locos por CRISTO JESUS .

Responder

Disculpenme pero ustedes realmente creen que saben la verdad absoluta sobre el real sentido de la vida basándose solo en la biblia, la cual obviamente está escrita en matáforas y que no se debe tomar al pie de la letra! por DIOS! como tan cerrados de mente y que falta de concideracion por la gente que no tiene interes en sus creencias ;) (em buena oe zi! xdd)

Responder

dios cuando venga a buscar a su iglesia son los que creen en el las metaforas son no de dios x que es verdadero y esta vivo hago oido sordo a las personas que no aceptan a dios dios ama a todo x igual

Responder

que DIOS los vendiag los felicito por su entusiamo,pues aqi en nicargau en la ciudad donde vivo ya se perdio esa costumbre,pero en otras ciudades aun se conserva y se puede ver no solo en las plasas sino en mencados,autobuces interurvanos,parque,etc.sigan adelantey que el SEÑOR LOS GAURDE

Responder

saludos CORDIALES.DIOS LES BENDIGA MUCHO.LOS TEMAS SON MUY IENTERESANTES FAVOR ENVIARME,MI OACION ES QUE SIGAN ADELANTE EDIFICANDO AL PUEBLO DEL SEÑOR.

Responder

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar